Logo

LA CONFERENCIA ECLESIAL DE LA AMAZONÍA ES YA UNA REALIDAD (CANÓNICA).

(VIDA NUEVA DIGITAL, 21 de octubre de 2022) Francisco aprueba de forma exprés los estatutos del primer organismo católico con una representación sinodal, no solo episcopal.

Es quizá el fruto más visible y también profético del Sínodo de la Amazonía, no solo para el continente latinoamericano, sino para toda la Iglesia universal en tanto que marca el camino para un nuevo modelo de corresponsabilidad eclesial. La Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA) es desde ayer una realidad canónica completa, después de que el Papa Francisco aprobara los estatutos que que la erigen como “una organización de la Iglesia Católica con personería jurídica canónica y pública”. Así lo recoge el decreto firmado el 3 de octubre de 2022 por el cardenal Marc Oullet, prefecto del Dicasterio de los Obispos, que se conoció ayer.

LA CEAMA se puso en marcha como tal en junio de 2020, apenas ocho meses después de la celebración del Sínodo, en el que ya se proponía “la necesidad de crear un organismo episcopal que contribuyera a realizar un plan pastoral de conjunto para la región amazónica”. Este empeño se reforzó cuando se publicó la la exhortación ‘Querida Amazonía’ en febrero de ese año.

Sin apenas cambios

Hasta la fecha la CEAMA ha celebrado dos asambleas ordinarias. En concreto, la última, el pasado mes de agosto, con el fin de perfilar los estatutos ahora aprobados. De hecho, la cúpula de la CEAMA, con el cardenal Pedro Barreto como presidente, presentaron los documentos a Francisco el 2 de septiembre, de lo que se deduce que la Santa Sede ha llevado a cabo una aprobación exprés y sin apenas cambios al original propuesto.

Por ello, tal y como aseguran desde la CEAMA, este respaldo institucional supone “una gran alegría para la Iglesia Universal y, en especial, para el Pueblo de Dios que peregrina en la ‘Querida Amazonía’”. Es más, la Conferencia Eclesial aprecia que esta aprobación estatutaria es un “motivo de un profundo agradecimiento a Dios, al Papa Francisco y a todos los que animaron este proceso sinodal”.

Para el vicepresidente de la CEAMA, Mauricio López, los nuevos estatutos constituyen un “instrumento necesario para seguir avanzando  en su misión al territorio Amazónico, sus pueblos, y la Iglesia que ahí peregrina”.  Así lo expresa en ADN Celam, que desvela cómo fue la entrega de los estatutos al Papa hace poco más de un mes. En aquella audiencia, Francisco describió a la CEAMA como “una plantita pequeña, que acaba de nacer, que necesita tiempo, cuidado, atención, pero que al mismo tiempo no se le puede poner una vara para tratar de forzarla en una dirección de crecimiento específico, sino que necesita avanzar, y  ese avance va a tener aciertos, va a tener errores, pero es necesario hacer camino” .

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín