Logo

“LA IGLESIA TE ESCUCHA”, UN EJERCICIO SINODAL EN EL CONTINENTE DIGITAL.

(CELAM, 21 de octubre de 2022). Las tecnologías van convirtiéndose en elementos cotidianos en la vida de la gente, también en la vida de la Iglesia y los procesos de evangelización. Dentro del proceso de escucha del Sínodo sobre la Sinodalidad, uno de los ejercicios llevados a cabo es el llamado Sínodo Digital, una iniciativa del Dicasterio para la Comunicación del Vaticano, en comunión con la Secretaría General del Sínodo, que ha tenido como resultado el Documento “La Iglesia te escucha”, una tentativa de hacer realidad la “Iglesia en salida” y “llegar a las periferias existenciales”, llevando el Sínodo al Continente Digital (espacios y cultura digital), para que nadie quede excluido.

El Continente Digital existe, hay que explorarlo y acompañarlo

En una iniciativa que desde el principio contó con el apoyo de iMisión y a la que a lo largo del proceso se sumaron más de 100 instituciones y redes que evangelizan en el mundo digital, ha ayudado a descubrir que “el Continente Digital existe, hay que explorarlo y acompañarlo”. Se busca desde la Secretaría del Sínodo valorar “los espacios digitales como ‘locus’, habitados por las personas de un modo natural y propio, mirando su realidad desde su propia cultura”.

A lo largo de dos meses y medio, en 7 lenguas (inglés, español, francés, portugués, italiano, malayalam, tagalog), 115 países, con la participación de 244 influencers, 110.000 cuestionarios completados, 150.000 propuestas al Sínodo y 20 millones de personas alcanzadas, es una muestra más de que “un Sínodo eclesial es un proceso de caminar juntos, en comunión, participación y misión”.

Binomios claves

Un proceso abordado en binomios claves (keywords): cuatro orientados a las personas (laicado y corresponsabilidad; misionariedad y acompañamiento; contactos y vínculo; soledad y comunión) y cuatro destinados al Ambiente Digital (Instrumento y lugar; Humano y sobrenatural; Real y digital; Institución y carisma).

La síntesis fue llevada a cabo desde los protagonistas (Influencers/Evangelizadores digitales; el Pueblo de Dios que participó: creyentes practicantes (50%), católicos alejados (40%), agnósticos y ateos (10%)), y desde la metodología, donde se reflexiona desde las diferentes preguntas realizadas. Desde ahí se ha llevado a cabo un análisis de la escucha, en el que emergieron 5 hallazgos transversales (Sintonía con el Papa; Alejados de la Iglesia; Experiencia de Dios; Referencia eclesial; Interpretaciones en tensión) y 4 ejes en los que se pidió una renovación de la Iglesia (Orientar ante una realidad confusa y en cambio acelerado (26%); Cristianos más auténticos en sus comportamientos con los otros (17%); Iglesia coherente y valiente en sus estructuras, actitudes y modo de proceder (37%); Facilitar la relación personal y comunitaria con Dios (20%)).

Reflexión sobre la escucha

Esto ha provocado una reflexión sobre “la escucha”, que dio paso al diálogo y un discernimiento comunitario y pastoral. Existe “un deseo de Dios y de comunión que busca por encontrar las palabras, los lugares, las situaciones para decir, dar, pedir y ofrecer”, lo que cuestiona y sorprende positivamente. Un acercamiento a Dios que nace de la amistad. También han aparecido muchos cuestionamientos, crítica y sufrimiento, algo que ha emergido más fácilmente por el carácter digital del estudio, que ofrece la protección del anonimato.

Aparece entre las conclusiones algunos elementos de la fe del Pueblo de Dios en el mundo digital y la participación en la Iglesia católica, la mayoría entre media y baja, cada vez más digital. La encuesta muestra una percepción de que la Iglesia escucha y dialoga poco, sugiriendo para cambiar eso el concientizar más dentro de la Iglesia sobre la importancia de escuchar; que sacerdotes y religiosos dediquen más tiempo a escuchar; dedicar más canales (redes, etc.) y personas a escuchar.

Modo de caminar juntos

Ante eso, para buscar el modo de caminar juntos se propone fomentar la espiritualidad: silencio, contemplación; Acompañar-Asistir-Atender: a parejas, familias, personas separadas/divorciadas, en su vida y sexualidad, pobres, migrantes, grupos LGTB, etnias originales, presos, etc.; Renovarse-salir-participar: actualizar su forma de educar a todos los niveles. Impulsar el voluntariado y actividades con jóvenes. Promover la igualdad de las mujeres en sociedad e Iglesia, participar más del mundo digital. Puntos de encuentro con periodistas y científicos.

Entre las conclusiones se aborda la cuestión de una Pastoral Digital, como camino de comunión, participación y misión en el entorno digital. Algo que debe ser llevado a cabo de manera orgánica, sistemática e institucional. Para ello se proponen pasos en el campo de la comunión, con el Papa y las Iglesias Locales, entre los evangelizadores digitales y con la pastoral ordinaria de la Iglesia. En la participación, buscar el auténtico diálogo y la sinergia entre lo presencial y digital. En la misión convocar a ella a los influencers y buscar nuevos lenguajes digitales para llevarla a cabo.

Nuevos métodos pastorales

Una escucha digital que “muestra las necesidades pastorales de este nuevo entorno humano y de fe, propio de nuestra cultura, que es digital y técnica pero que se refleja, impacta y configura toda la cultura contemporánea”. Algo llevado a cabo por influencers en quienes la gente descubre “la voz del Pastor que ha alimentado su fe y los ha ayudado en la vida”, respondiendo en las redes a las necesidades de las personas. Una pastoral digital que es pie para una pastoral presencial. Una misión que ha dejado entrever la necesidad de escuchar, discernir, salir/misionar y samaritanear.

Siempre buscando, en palabras del Papa Benedicto XVI, “salir al encuentro de cada persona, más aún, es nuestra misión hacerlo, especialmente de las personas más alejadas y de las que sufren”.

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín