Logo

La nueva sede del Celam: una construcción sobre roca firme

El 2022 será un año de gran recordación para el Celam. Un tiempo marcado por el cambio. Transformaciones físicas y desde la entraña que seguramente aportarán en beneficio de su misión pastoral, esa es la esperanza.

Ofrecer un servicio integral a las 22 Conferencias Episcopales del continente que esté en coherencia con sus necesidades pastorales y la firme disposición para vivir la experiencia de la sinodalidad, el objetivo. Quizá uno de los acontecimientos que hace evidente ese anhelo de cambio es la inauguración de su nueva sede, evento efectuado al inicio de la Asamblea General Extraordinaria realizada del 12 al 14 de julio.

Firmes en el camino

Diversas personalidades de la Iglesia universal acudieron al acto en el que se hizo memoria del proceso iniciado en 2013 durante la presidencia del cardenal mexicano Carlos Aguiar Retes. En ese entonces, una de las motivaciones era la de unificar las dos sedes del Celam que planteaban el arriendo de la sede ubicada en el tradicional sector bogotano de Usaquén y el desarrollo de un lote situado en la reconocida avenida Boyacá, bajo la figura de la construcción de una nueva sede.

Anhelo que fue aprobado en la asamblea de Panamá el mismo año, lo que llevó a la presidencia del Celam de ese cuatrienio a obtener la financiación por parte de la Conferencia Episcopal Italiana y el apoyo del papa Francisco.

¿Quieres seguir leyendo? Entonces ingresa a https://www.celam.org/mision_celam.php y descarga la revista

 Misión Celamnueva sede

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín