Logo

San JOSÉ FERNÁNDEZ.

José Fernández nació en Ventosa de la Cuesta (Valladolid) el 26 de noviembre de 1775.

En 1794 pidió el ingreso en el convento dominico de San Pablo de Valladolid. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de diciembre de 1799 en la iglesia de San Esteban de Valladolid, actual Basílica Santuario Nacional de la Gran Promesa.

Tras la muerte de su padre, en julio de 1804, se ofrece para ir a Oriente, adonde es enviado en 1805. Su destino definitivo es el norte de Vietnam, adonde llega después de realizar una penosísima travesía, que quebrantó su salud para siempre. Pero sobreponiéndose en lo humanamente posible a la disentería, que le puso al borde de la muerte, trabajó de modo infatigable durante 30 años, en el poblado de Kien-Lao. Allí tomó el nombre indígena de Dand-Trium-Hien. Según lo expresado por testigos y biógrafos, su mansedumbre y humildad ganaron la simpatía y benevolencia de muchos, y los atrajo a la Iglesia de Cristo. Pero otros se sentían ofendidos por su defensa de la fe.

En 1838, la persecución de Minh-Manh le alcanzó de lleno y fue hecho prisionero. No era un anciano, pero era ya de edad avanzada y con problemas graves de salud a cuestas, incluyendo una parálisis que le afectaba a las dos manos y a la mitad del cuerpo. Fue encerrado en una estrecha jaula, y llevado al tribunal, donde fue objeto de mofa por parte de los soldados y de la chusma. Abandonado a sus débiles fuerzas, se mantuvo firme en su fidelidad a Cristo. Esa actitud de firmeza psicológica y de fe contrastaba con su debilidad física. Le hicieron tentadoras ofertas si apostataba de su religión, pero la fe del mártir triunfó sobre todas ellas. Al final, su prolongada pasión terminó cuando fue decapitado el 24 de julio de 1838.

Fue beatificado por León XIII el 27 de mayo de 1900, y canonizado por Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín