Logo

ORAMOS por los sacerdotes enfermos.

Señor Jesús, médico de los cuerpos y de las almas. Hoy queremos orar por todos los sacerdotes que están enfermos en su cuerpo, en su mente o en su espíritu. Tú, Varón de dolores, sabes lo que es el dolor y el sufrimiento y las consecuencias negativas mentales, pastorales que generan en un sacerdote al sentirse enfermo e impedido del contacto con la gente para servirles pastoralmente.

Fortalece el corazón y la mente de los ministros que están enfermos para que asuman con serenidad los momentos frágiles que nos presenta la vida. Haz que acompañemos a quienes están cruzando por esta realidad y que se sientan unidos a los méritos de tu pasión. Por tu infinita misericordia, si es tu voluntad, concédeles la salud física para que puedan continuar sirviendo a sus hermanos en la Iglesia. Amén.

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín